/::
               
      

Un rumbo común

Por Mauricio Novoa

HERRAMIENTAS

Los últimos cincuenta años de historia peruana han estado marcados por la creación y desmantelamiento de un Estado centralista, la violencia y la construcción de una democracia representativa. En este proceso, el Perú se conecta con la política global de maneras contradictorias. Experimenta el colapso de la economía y el crecimiento de las ciudades, se paraliza por movilizaciones y se transforma a través del capitalismo popular. Para los historiadores una década no es más que un parpadeo. Por ello, el propósito de esta edición es dar un paso hacia atrás de lo inmediato, de aquello que define la preocupación del periodista. Por un lado, se recuperan las voces de quienes fueron testigos y actores de los drásticos cambios vividos entre 1962 y 2012. Las biografías políticas al inicio de cada sección, nos introducen a los inesperados giros del intelectual público; los testimonios nos informan de los fenómenos constantes y los quiebres de la vida peruana; y las entrevistas nos proponen un derrotero para el cambio. Por otro lado, el paso del tiempo se ilustra a través de una selección arbitraria de eventos. Es un paisaje de la representación de los grandes acontecimientos, pero también del humor y la belleza; la desesperanza y el inicio; los acuerdos y las venganzas; los largos adioses. Hechos que formaron en alguna medida las conciencias de los peruanos. La idea es que ambas partes de esta edición puedan contribuir a entender qué pasó en los últimos cincuenta años. Idealmente debería inspirar. En algunos casos movernos a agradecer por aquello que pasó, por lo que pudo ser y no fue. Esta retrospectiva debería también motivarnos a cambiar aquello que debe cambiarse, a repensar ciertas estructuras. Desde hace cincuenta años la Conferencia Anual de Ejecutivos convoca a las élites del Perú. Posiblemente sea un término equívoco el día de hoy, pero ningún país ha realizado transformaciones importantes sin que estas estuvieran de acuerdo en un rumbo común. Es cierto que algunos cambios centrales en la historia peruana, como la movilidad social hacia las ciudades, se realizaron prescindiendo no sólo de estos acuerdos, sino del Estado mismo. Pero hay otros en donde debe existir un rumbo común y compartido: la defensa de las instituciones, la estructura económica, la política energética. De estas, acaso la más importante, por lo duradero en el tiempo, es la educación. Los últimos cincuenta años nos demuestran que existen cosas que permanecen iguales, pero también nos dan una lección de la extraordinaria capacidad transformadora de los peruanos. Buscar consensos, cerrar brechas, educación. Esa debería ser la tarea para el 2021.

COMENTE ESTE ARTICULO

Nombre
Email
Comentario
   
Sea el primero en Comentar este Artículo!