/::
               
   

Un merecido reconocimiento

Yohir Akerman - Retrovisor

HERRAMIENTAS

Colombia despide el 2010 con bastantes cambios en la arena política y judicial. Fue un año importante en materia de consolidación de la estabilidad institucional, y mucho de eso se le debe al presidente Juan Manuel Santos, quien, sorpresivamente, ha resultado ser un catalizador de la cohesión nacional.
El país recibe el próximo año con otra perspectiva la guerra contra la guerrilla. Eso es un trabajo que labró el presidente Uribe, y que su sucesor está cimentando. Pero debajo de ellos ha habido otra persona que desde la sombra ha trabajado incansablemente para que la sociedad colombiana pueda, ojalá pronto, dejar de hablar de la guerrilla y centrarse en los retos contemporáneos del país.
Ese líder es el general Óscar Naranjo.
No hay ninguna experiencia cercana en el mundo donde la Policía Nacional tenga un papel tan estratégico y una función tan relevante como la colombiana. La institución ha sido esencial en el 90% de los golpes más significativos que ha recibido la guerrilla, gracias a la profunda inteligencia que han proporcionado y la excepcional capacidad operacional de esa institución.
Y la persona que ha hecho posible ese salto táctico y estratégico en la Policía es el general Naranjo. Él ha sido quien ha puesto la voluntad y la dirección hacia donde debe ir esta institución. No por menos Colombia se da hoy el lujo de tener al mejor policía del mundo en plena actividad y ejercicio.
Más de 14.000 directores de servicios policiales de todo el mundo se reunieron en su conferencia anual, en la que el general Naranjo recibió el merecido reconocimiento de la más prestigiosa y antigua asociación de jefes de Policía en el mundo, la International Association of Chiefs of Police (Iacp), que destacó la labor de su colega por mantener la seguridad en Colombia.
Pero no fue la única distinción que recibió este oficial, que completa 33 años de exitosa carrera, Michele Leonhart, la administradora general de la DEA, agencia antidroga de Estados Unidos, lo nombró agente especial honorario de esa organización.
Un orgullo nacional.
Como también lo son los 170.000 hombres y mujeres policías colombianos que dirige el general Naranjo, así como los trece policías que lastimosamente siguen secuestrados por las Farc.
Los desafíos para esta institución en el 2011 no son pequeños. Así como los éxitos policiales abarcan espectaculares logros en la lucha contra la guerrilla y el narcotráfico, en el próximo año, la Policía Nacional, sin ceder en los terrenos ganados contra las mafias de la droga y el terrorismo de las Farc,  debe concentrarse en asegurar y responder por la seguridad ciudadana.
La inseguridad exacerbada en ciudades como Cali, Medellín o Bogotá genera iguales o mayores retos que los ya tenidos contra la guerrilla o el narcotráfico.
No hay duda, el General tiene lo necesario para ganar esta otra batalla. Por eso, el papel relevante que la Policía Nacional de Colombia ha venido asumiendo en la confrontación contra la guerrilla, el narcotráfico, el paramilitarismo y las llamadas bandas emergentes, además de sus capacidades profesionales y de ser una gran persona, es lo que ha hecho que el general Naranjo sea uno de los tres líderes del país con mayor reconocimiento público, según las últimas encuestas.
Y eso es una responsabilidad importante.
Quienes confunden el pacifismo con la debilidad dan la constante bienvenida a la guerra y ven con desprecio los intentos dialogados de paz. El general Naranjo es una persona que entiende la importancia del dialogo y el pacifismo, pero también sabe administrar la mano fuerte y el castigo. Después de salir de la Dirección General de la Policía, cuando tenga que hacerlo, debería aprovechar su capacidad de liderazgo y entendimiento del conflicto colombiano para seguir trabajando, como lo ha hecho hace años, pero ahora desde otras orillas, por la paz colombiana.
Ya sabemos que no hay retos grandes para este líder y en Colombia no hay tareas pequeñas en cuanto al tema de la paz.

COMENTE ESTE ARTICULO

Nombre
Email
Comentario
   
Sea el primero en Comentar este Artículo!