/::
               
      

El peso del vecino

Las acciones mexicanas repuntan en Nueva York, pero el depender de ese mercado no las deja crecer más. Ranking de los papeles nacionales en Estados Unidos.

Por Kathryn Tully*, Nueva York

HERRAMIENTAS

Artículos Relacionados

El panorama para las empresas mexicanas que tienen inscritas sus acciones en bolsas de valores de Estados Unidos por medio de ADR (American Depositary Receipts1) tuvo en 2009 un color de rosa comparado con el año anterior. El índice de ADR mexicanos del Bank of New York Mellon –institución líder en la colocación de los papeles en el mercado estadounidense– aumentó 46% en el transcurso del año. En 2008, el mismo índice cayó 50.3%.


A las compañías mexicanas, sin embargo, no les fue tan bien como a sus contrapartes de otros países latinoamericanos. A medida que los inversionistas decidieron aumentar su exposición en los mercados emergentes, los índices de otros países subieron más rápido que el de México. Es el caso de Argentina y Brasil, cuyos márgenes tuvieron aumentos de más de 100%. En promedio, el índice de la región creció más del doble de lo que registró nuestro país.


Aún así, algunas empresas mexicanas continúan siendo pesos pesados en materia de desempeño en el mercado de los ADR. América Móvil, por ejemplo, fue el segundo mayor emisor de América Latina durante 2009 en términos del valor de los ADR negociados. Los de Cemex estuvieron entre los cinco títulos más negociados de Latinoamérica en términos de volumen. En conjunto, México fue el cuarto mercado más grande de ADR el año pasado, lo que indica el valor que tiene para muchas compañías mexicanas el listar sus acciones en Estados Unidos con el fin de atraer nuevos inversionistas.


Esta tendencia se vio reforzada en 2009. Nuevas empresas mexicanas, como Banorte y Compartamos, lanzaron programas de ADR ese año. “Las compañías mexicanas fueron lo suficientemente listas para comprender que tienen que ser muy agresivas en todo lo que hacen para conseguir la mayor cantidad de inversionistas posibles –dice Nuno Da Silva, director regional y administrativo para América Latina de la división de ADR del Bank of New York Mellon–. La mayoría de esos ADR no fueron listados en bolsas de valores, sino que fueron programas ‘over the counter’, o de mostrador [en los cuales la negociación se hace de manera directa entre dos partes, que se ponen de acuerdo sobre las modalidades de liquidación del instrumento]”.


A finales de 2008, la SEC cambió su normatividad para permitir que cualquier empresa mexicana que publique su información financiera tanto en inglés como en español en su portal pueda establecer un programa ‘over the counter’ de venta de ADR. Tal decisión disminuyó de manera significativa la carga regulatoria a la que tiene que enfrentarse una compañía mexicana que quiere vender ADR, y les dio acceso a los inversionistas estadounidenses a una mayor variedad de acciones mexicanas en su propio país. “Les dio a las empresas la oportunidad de llegarles a nuevos inversionistas en Estados Unidos y muchas de ellas hicieron justo eso –dice Da Silva–. Ya hay cuatro o cinco empresas mexicanas planeando establecer programas ‘over de counter’ de ventas de ADR”.


No todo fue pera en dulce, sin embargo. Los emisores mexicanos de ADR continuaron enfrentando grandes retos durante 2009, a pesar del aumento generalizado del mercado de valores. El primero fue el brote del virus A(H1N1) en el verano. El segundo fue el hecho de que la economía mexicana se mantuvo débil, algo que no sorprendió a nadie debido a los estrechos vínculos de la economía mexicana con la de Estados Unidos, que tuvo una fuerte caída. La recesión regional tuvo mayor impacto en algunos emisores de ADR que en otros, pero grupos como Cemex sufrieron indudablemente a causa de la desaceleración en la actividad constructora en sus mercados claves, incluyendo el de la Unión Americana.


El peso sufrió una fuerte devaluación frente al dólar durante 2009. A empresas como Gruma –la estrella en desempeño de nuestra calificación–, la devaluación les dio la oportunidad de generar más ingresos en los mercados de exportación. Pero para aquellas que adquieren materia prima en esta moneda en Estados Unidos o que financian volúmenes altos de endeudamiento en dólares, como Vitro, la debilidad del peso siguió siendo su mayor dolor de cabeza.


En cuanto a las perspectivas para los emisores de ADR de México en el año 2010, Da Silva es muy optimista. En su opinión, la devaluación del peso ha hecho que algunas acciones mexicanas se tornen atractivas para los inversionistas extranjeros. Según él, se presentará además una consolidación interesante entre compañías nacionales –como en el caso de la anunciada oferta de compra de Telmex por parte de América Móvil, lo que podría traer mayores eficiencias a la industria.


Da Silva se pregunta, sin embargo, si México tendrá la habilidad para atraer el interés sostenido de los inversores en mercados emergentes, como lo ha hecho Brasil. “Los vínculos de México con Estados Unidos son un arma de doble filo –dice–. Es una conexión privilegiada, sin duda, pero si la recuperación de Estados Unidos es lenta, México no crecerá tan rápido como otras economías de los mercados emergentes”.

(Para ver el comportamiento, acción por acción, vaya al artículo relacionado, debajo de la gráfica, arriba a la derecha).

 

(1) Papel que se negocia en los mercados de Estados Unidos y que representa un número específico de acciones de una corporación extranjera. Se vende igual que las acciones normales y es emitido o respaldado por un banco de ese país.

*Periodista freelance residente en Nueva York. Colaboradora habitual de medios ingleses como The Times, Financial Times y The Guardian.

 


Los mejores ADR de América Latina
Los de PetrobrAs, la empresa petrolera de Brasil, fueron los ADR latinoamericanos que más se negociaron el año pasado en los mercados de Estados Unidos, tanto en volumen como en valor, de acuerdo con el más reciente informe de actividades del Bank of New York Mellon –líder en la colocación de estos títulos en el mercado estadounidense–.


De las cinco empresas con mayor volumen de ADR negociados, cuatro son brasileñas: Petrobras, Vale do Rio Doce y los bancos Itaú y Bradesco. La otra es Cemex. En términos de valor –y muy lejos todavía de Petrobras, que fue la primera a nivel mundial–, el segundo lugar en América Latina lo ocupó América Móvil. El año pasado, según el informe, se lanzaron 17 nuevos programas de ADR regionales, el más importante de los cuales fue el del Banco Santander de Brasil. De las empresas que emitieron nuevos programas, 15 optaron por la modalidad ‘over the counter’ –incluyendo a Banorte y Compartamos–, y las otras dos se enlistaron en la Bolsa de Nueva York.

COMENTE ESTE ARTICULO

Nombre
Email
Comentario
   
Sea el primero en Comentar este Artículo!
gerson cruz
2010-02-19 12:23:51

exelente reportaje