/::
               
      

Las Empresas más Poderosas de América Latina

Poderosas y diversas. Mientras Brasil es el país que más conglomerados suma al ranking de las 500 Empresas más Poderosas de América Latina, las materias primas fueron las estrellas por crecimiento.

HERRAMIENTAS

AQUEL QUE ve sólo la mitad vacía del vaso diría que tras décadas de esfuerzos para incorporar valor agregado en la actividad empresarial, la nuestra sigue siendo una región liderada sólo por conglomerados productores de materias primas. De hecho, esa podría ser, a simple vista, la conclusión más obvia que se obtiene al revisar la primera versión de las 500 Empresas más Poderosas de América Latina, un estudio preparado por revista PODER para todas sus ediciones en la región. Tan notorio es que si se revisan las 10 compañías que encabezan el listado, sólo dos escapan a las industrias del petróleo y el acero: el brasileño JBS (5), el mayor productor de carne del mundo, y la aerolínea chilena LAN (8), la más grande de la región. Las restantes ocho empresas pertenecen a sectores considerados como tradicionales: las petroleras PDVSA (1), de Venezuela; la colombiana Ecopetrol (3); la brasileña Petrobras (6), y la mexicana Pemex (7). A la vez, cuatro siderúrgicas completan el top ten: la argentina Ternium (2), la brasieña Gerdau (4), la mexicana Industrias CH (9) y la también argentina Tenaris (10).

Pero basta ir sólo un poco más profundo en el análisis para apreciar que esta es una realidad con más matices. Estas 500 compañías latinoamericanas, que fueron seleccionadas a través de una metodología que, con datos a tercer trimestre de 2008, combina tamaño de activos, ventas, crecimiento y rendimiento (ver página siguiente) corresponden a la elite empresarial de la región. Y como tales, serán las responsables de redefinir la economía de nuestros países en los próximos años. Es allí donde radica su poder. Y su diversidad y sofisticación resaltan cada vez con más fuerza.

Al analizar las áreas en las cuales participan es donde comienzan las noticias alentadoras. De los 10 sectores económicos con más empresas presentes entre las 500, cuatro corresponden a servicios –comercio (8.8 por ciento), construcción (8.2 por ciento), telecomunicaciones (5.8 por ciento) y transporte (4.4 por ciento)–, eso sin contar energía (14 por ciento), que en el primer lugar con 70 empresas, incluye una larga lista de distribuidoras y transmisoras repartidas por todas las economías de la región. Entonces, pese a la muy larga sombra de las grandes petroleras y siderúrgicas que parecen eclipsarlo todo, hoy en América Latina hay mucho más para admirar y apostar.

Pero es cierto que como todo el planeta, la región se vio muy favorecida por los altos precios de los commodities durante la primera mitad de 2008. Eso queda demostrado por el vigoroso crecimiento respecto de 2007 que mostraron las industrias de materias primas. De los 10 sectores más representados en el listado, siderurgia y metalurgia fue el que mostró el crecimiento más explosivo (42.3 por ciento), seguido de petróleo y gas (31.3 por ciento) y papel y celulosa (25.6 por ciento).

Dejando de lado los sectores, entre las empresas líderes en crecimiento destaca la brasileña JBS, que de la mano de las adquisiciones de la estadounidense Smithfield, y de la australiana Tasman, logró incrementar sus ingresos 165 por ciento. Lo mismo la argentina Ternium, que completó la adquisición de la mexicana Grupo IMSA, lo que le reportó un aumento en ventas de 147 por ciento (ver artículos en páginas siguientes). Tras estas jugadas, ambas empresas se consolidaron como líderes mundiales en sus respectivas actividades. Pero como la vanguardia corporativa que son, las 500 empresas de este listado tuvieron todas un desempeño de excepción. En un periodo en el que las economías de América Latina tuvieron un crecimiento promedio de 4.6 por ciento, en su conjunto, según CEPAL, las 500 empresas del ranking muestran un crecimiento de 28.1 por ciento.

Por países, la distribución de empresas da cuenta del tamaño de las economías, pero también del grado de desarrollo de cada uno de los mercados. Por lo mismo, los tres primeros sectores representados son Brasil, que aporta 41.8 por ciento de las firmas en el listado, seguido con cifras similares por Chile y México, que cuenta ambas con 19 por ciento cada una. Y es que, dado que este estudio utiliza la información de las compañías que cotizan en las bolsas de cada país –además de empresas estatales que aunque no participan del mercado bursátil, sí entregan información pública– el grado de profundidad de dichos mercados incide fuertemente en el grado de aporte de empresas de cada país a las 500. Por lo mismo, en el otro extremo está Venezuela, que sólo logra colocar dos consorcios en el ranking.

¿Cómo enfrentarán las 500 empresas más poderosas de la región la crisis global? En las páginas que siguen encontrará una serie de artículos que analizan sector por sector las perspectivas para el difícil 2009. Será un año duro, eso ya lo sabemos. Las petroleras, que en esta primera versión inundan los primeros lugares, de seguro se tendrán que resignar a perder posiciones dada la brusca caída del crudo y su improbable recuperación, al menos a aquellos niveles. Lo mismo podemos presagiar que ocurrirá con la metalurgia, con la industria de la celulosa o con la minería. A través de este especial podrá conocer las perspectivas en cada una de estas áreas de la economía, así como las razones de por qué las 10 firmas que encabezan este ranking lograron esas posiciones de privilegio. También, y porque detrás de cada gran éxito empresarial hay siempre un líder que ha sabido ver las oportunidades donde otros sólo ven riesgos, hemos incorporado una serie de perfiles de los presidentes, directores generales y CEO de compañías cuyos éxitos en 2008 bien valen la pena revisar. Especialmente cuando se acercan tiempos difíciles.

METODOLOGÍA

El ranking de las 500 Empresas más Poderosas de América Latina fue construido tomando la información pública divulgada por las compañías. Se consideraron sólo firmas que cotizan en los mercados bursátiles latinoamericanos, además de firmas estatales de la región que entregan su información financiera en forma regular y transparente. Se excluyeron los bancos e instituciones financieras debido a que su particular contabilidad no permite realizar comparación con empresas del sector real.

El ranking utiliza cuatro variables que, en combinación y una ponderación dada de cada una, determinan la posición final que cada una de las compañías ocupa dentro del listado de las 500.

Activos (15 por ciento):
se utiliza la información disponible en los estados financieros al tercer trimestre de 2008.

Ventas (35 por ciento):
corresponden a las ventas netas registradas por las compañías al tercer trimestre de 2008.

Crecimiento (35 por ciento): se calcula la variación en ventas en dólares al tercer trimestre de 2008 versus igual periodo del año anterior.

ROE (15 por ciento): corresponde al retorno anualizado sobre patrimonio inicial al tercer trimestre de 2008.

COMENTE ESTE ARTICULO

Nombre
Email
Comentario
   
Sea el primero en Comentar este Artículo!